KIDS

Story Time

 14. ¿Cuáles fueron los mejores momentos que viviste de pequeña?

Tuve una infancia completa. No me faltaba absolutamente nada. Al todo contrario, fui de esas niñas mimadas que día con día sus papás le compraban una Barbie y por las tardes era ley ir a McDonald’s por una cajita feliz (¡por algo estuve en unas mega carnes de pequeña!).

Screen Shot 2017-06-26 at 8.38.04 PM.png

Para que se den una idea de cómo fui durante mi infancia:

– En mi primer día de guardería, estaba muy acostumbrada a que mis papás me cargaran, por lo que cuando nos pidieron que nos sentáramos en el suelo, vi un asiento muy atractivo y me pareció muy adecuado irme a sentar en ¡LAS PIERNAS DE UN POBRE NIÑO! (de una complexión muchísimo más pequeña que yo). Las maestras rápidamente me levantaron del cuerpo mega aplastado del niño y me sentaron en el suelo como todos los demás… Oh boy. Mi primera lección fuerte de vida, tal parece.

– Cuando tenía 6 años, un niño me retó y me dijo que no me atrevía a encajarle mi lápiz en su mano… la insistencia llegó a darme en el ego, que (aquí la maestra le contó a mis papás pues no recuerdo esta parte) fui por mi sacapuntas y mientras afilaba mi lápiz, nunca dejé de mirar al niño con una cara de “prepárate, niño” 😠 .

Tomé la mano y sin dudarlo, encajé mi super puntiagudo lápiz en la palma de su mano.

Porque pues, ya saben…

Fue cuando tenía 5 años, que sentía que algo me faltaba en mi vida. Yo estaba en primero de primaria y solo podía escuchar como mis amigos siempre hablaban de sus hermanos y cómo se divertían mucho. Mi mamá siempre (y cada que puede) me recuerda las mil y un veces que llegaba llorándole y diciéndole que yo quería tanto un hermano mayor para poder jugar.

Para mi gran sorpresa, si tuve un hermano… sólo que fue niña y menor que yo. Las dos fuimos creciendo y ahora solo siento que es prácticamente imposible el pensar qué hubiera sido de mi vida sin ella.

Screen Shot 2017-06-26 at 8.38.45 PM.png

Como pequeños facts:

  • A los 2 años, empecé a contar escalones.
  • A los 3 años, mi abuelito me regaló un mini teclado y la primera canción que toqué (de oído) fue la de Titanic.
  • A los 4 años, desarrollé una mega obsesión por Pocahontas y conocí a mi primera mejor amiga (que afortunadamente seguimos en contacto), ¡S.O. a Marce!
  • A los 5 años, aprendí a decir la “R” y pasé toooodo el día haciendo el sonido. Estaba muy orgullosa de mi. También aprendí a andar en bicicleta sin rueditas.
  • A los 6 años, nació mi compañera de mil y un aventuras, Zara
  • A los 7 años, ya estaba viviendo en mi 5ta casa.
  • A los 8 años, recuerdo bastante mi primer día de tercero de primaria en mi nueva escuela, llevaba dos mochilas: una de Hello Kitty y una de Lilo & Stitch. Venía de una escuela donde toda la vida escribí en cursiva y gracias a esto, mi escritura es ahora una mezcla de letras unidas como cursiva con script básica.
  • A los 9 años, comí pizza por primera vez 🍕(y fue el comienzo de una gran vida)
  • A los 10 años, confirmé la teoría de que Santa Claus era una mentira, pues mi tía me pidió que le ayudara a bajar los regalos de su carro. También me pidió que no me vieran mis primos más chicos. Fue entonces cuando dejé de considerarme una niña 😪

Tuve una infancia completa, no cambiaría en lo absoluto nada… Excepto que a mis papás se les ocurriera llevarme a Disney (aunque haber ido 5 veces a la fecha, no me hace sentirme nada mal). Life is good after all!

¿Cuál es el recuerdo de pequeño más antiguo que tienes? ¡Cuéntame!

R👧🏻

 

 

 

 

Anuncios

32

Estilo de Vida

Día 2: ¿Cómo te ves en 10 años?

Dentro de 10 años voy a tener 32…

A esa edad mi mamá tuvo a mi hermana y desde ese entonces tuve la idea de que al cumplir 30, ya las cosas tendrían que cambiar. Cero diversión, seriedad al 100%

Con el paso del tiempo, he conocido a personas mayores a mi, algunos que ya tienen ésta edad y que al conocerlos solo puedo decir… “WOW, ¡entonces la diversión no se acaba a los 30 como pensaba!” OJO‼️ Aquí jamás dije que mi mamá era cero divertida, solamente era chica y tenía ese ideal jiji.

Supongo que al cumplir los 30 te cae el veinte de que ya tienes que ser más responsable o que al menos ya tu mamá no puede hacerte las citas para el doctor.

Estás en serios pensamientos de ya empezar a formar una familia o tal vez, piensas toooodo lo contrario: tal vez al cumplir los 30 lo ves como un motivo más para hacer una mega fiesta como protesta a negarte crecer y seguir pasándola bien con cero responsabilidad.

Cada quién vive como quiere vivir y no tiene nada de malo 😌

Si me preguntan, ¿cómo te ves en 10 años? Les respondería firmemente, sin titubear algo más o menos así:

Casada con la persona que me hace segunda en cantarle ridículamente a nuestra hija, Olivia, todas y cada una de las canciones de Disney, un domingo por la mañana mientras hacemos hotcakes, preparándonos para un buen día de paseo;

6dbd7a4c7b0c149fdc8e22f9e3b4f6ca.jpg

Revisando las juntas que tendré al día siguiente en mi propia agencia de Mkt Digital para dejarlo todo bien planeado pues no estaré disponible en una semana porque mi viaje a Austin, Texas con mis papás, mi hermana y su novio ya se acerca.

Suena suuuuuuper planeado y cool ¿no? ¡Al menos para mi si!

Uno de mis hobbies es soñar despierta 25/8, otro hobby es exagerar las cosas 😄
Pero en serio, me gustaría también saber que he estado aprovechando cada segundo de mi tiempo de una forma productiva:

➡️ Aprender a cocinar otra cosa que no sea puré de papa o pasta.
➡️ Tener un 4to idioma.
➡️ Seguir viajando, conocer cada rincón del mundo es algo que jamás voy a descartar, ni teniendo 70.

pexels-photo-297642.jpeg

➡️ Saber que la música sigue presente en mi vida, tomando clases de piano o de algún otro instrumento.

Pero bueno, después de la hora y media soñando, la realidad me habla, me bajo de la nube 9, y la pregunta sale a flote: ¿y si todo esto no llega a suceder? 

Entonces doy el suspirazo y cambio toda mi respuesta:
Con ser feliz (y seguir viva), me doy por servida.

A veces nos presionamos mucho por querer ser mejores que los demás o lograr más que los demás, tanto que se nos olvida lo que realmente debemos lograr: ser felices.

Algo que la vida me ha enseñado con el paso del tiempo es que la paciencia tiene que ser nuestro mejor amigo y que si las cosas no llegan a cumplirse como esperábamos, tenemos que insertar un meeeeega respiro en el momento y decir “Va, gracias, de aquí logro algo bueno mientras llega lo que quiero.”

No tengo miedo de lo que me espera, ¡al contrario!

Dentro de 10 años voy a tener 32… 
Y se los juro que no hay nada más emocionante que el saber que aún me queda una década y más de tiempo por vivir.

R✨